Últimos días en Perú

[Translation coming soon!]  Llegar a la casa de los Echegaray fue un descanso después la caótica entrada a Lima. Mariano era hermano de Agus, amiga y mujer de gran amigo de siempre. Las “focas” sobrenombre de la pareja (Mariano y Mariana) vivían en Lima hace dos años con dos hijos varones. Gran noticia para Dimas. Hicimos asadito bajo el cielo siempre nublado de la ciudad. Esta nube casi perenne pocas veces da respiro y para los que vienen de fuera es una de las cosas a las que más cuesta acostumbrarse.

El sábado visitamos el malecón de Miraflores, una rambla larga que bordea un acantilado que cae en picada al Pacífico. Hicimos un picnic entre flores y parapentes que se tiraban al vacío y pintaban el cielo que ese día, milagrosamente, no era gris. Después, caminamos por un mall (centro comercial) al aire libre, empotrado en la montaña y nutrido de vidrieras de colores. Gran contraste con Buenos Aires, donde estos días apenas encontrás productos de fuera, las vidrieras se parecen y los precios suben y suben. Mariano nos contaba que acá el diario cuesta lo mismo desde que llegó, que los alquileres bajan y que a pesar de que el país no está en su mejor momento, en Lima sigue habiendo buenas oportunidades de trabajo. Mientras conversamos, los chicos se divertían tirando avioncitos de papel  que planeaban con estilo sobre el mar. No hacía falta entrar en las tentadoras tiendas para que lo pasen bomba.

IMG_0013

IMG_0016 IMG_0031  IMG_0003

El domingo almorzamos en casa de otros amigos, los Saguier. Lima está llena de argentinos que buscan mejores oportunidades de trabajo y vivir una experiencia lejos de casa. Charlamos mucho sobre esto y recordamos nuestros años en Barcelona. Cada etapa tiene lo suyo, nosotros aprendimos a vivirla sin comparar, sin pensar en qué se pierde sino en qué se gana. Para las familias es una oportunidad para crecer y aprender juntos, a nosotros nos unió y nos llenó de amigos para toda la vida. Y acá parece que pasa un poco lo mismo. La vida del expatriado se siente parecida no importa donde atraque el barco ni cuan organizado haya sido el exilio.

IMG_0046

Esa tarde nos fuimos a Campo de Marte a un encuentro del club VW de Lima. John Sánchez el presidente nos invitó especialmente y convocó a los socios limeños. Vinieron escarabajos de colección, relucientes e impecables y una kombi. Buena gente, todos muy interesados por nuestro viaje. John es un verdadero amante de los bochos como los llaman acá y con carisma ha logrado crear un club de apasionados por estos autos pero con un espíritu solidario además de mecánico.

Club VW IMG_0048 IMG_0052 IMG_0066 IMG_0062

Al día siguiente, nos invitaron de EWTN, un multimedios católico con llegada a toda Latinoamérica.  Katya, periodista del grupo, nos venía siguiendo desde la salida y nos esperaban para una entrevista de TV y radio. Los chicos aprendieron cómo se hace un programa, las cámaras, micrófonos, la escenografía. También cómo es un estudio de radio, preguntaban sobre las paredes recubiertas de goma y los controles. El equipo de EWTN nos recibió tan bien que daban ganas de quedarse.

IMG_0098 IMG_0083 IMG_0072

El lunes, después de grandes abrazos y promesas de asados futuros con los Echegaray, cambiamos de casa y nos quedamos en lo de López Santiso, recién llegados a Lima pero ya muy instalados y con ganas de aprovechar al máximo esta nueva etapa peruana.  Nos quedamos dos días en su casa luminosa y alegre, y pudimos formar parte del trajín diario de buscadas al colegio que queda en las sierras y que no tiene rejas sino faldas de montañas como cercos.  Flor se preocupó de que estemos cómodos y cuidados, y enseguida los chicos se hicieron amigos de Trini, Kika y Rufo.  A la noche, mucha sobremesa de la buena.

IMG_0136 IMG_0149

Salir de Lima nos costó 3 horas de calor, bocinas y maniobras para esquivar a los embates de los carros peruanos. En el camino recogimos el botiquín que habíamos dejado en Arequipa y nos habían enviado a Lima, y devolvimos las llaves de nuestro cuarto de Nasca que habían viajado a lo polizón en el bolsillo de Catire. Ahora sí seguimos viaje por la Panamericana seca hacia el norte.

En Casma nos esperaba Kenny un nuevo amigo curioso y viajero que había escuchado una entrevista que nos hicieron por radio. Su invitación fue clave, llegar de un tirón a Trujillo era inviable. Nos alojaron en la casa de Zoila, su abuela y matriarca de la familia Gutiérrez. Nos esperaron con un banquete de pollo a la brasa, papas fritas y ensaladas, y compartimos mesa con hijos y nietos. Qué generosidad encontramos en todos lados. Esa noche paseamos por Casma, ciudad chica y tranquila, que según Kenny, gran enamorado de su pueblo, tiene todo lo necesario para ser feliz.

IMG_0152

Al día siguiente, después de jugos y keke (bizcochuelo húmedo) en el mercado partimos hacia Trujillo muñidos de pan, jamón, palta y tomate: nuestro picnic oficial. La ruta quemaba y estábamos con ganas de mar. A los costados había un contraste imposible: dunas amarillas y campos verdes de caña de azúcar, arroz, estevia y viñedos. Gracias a un proyecto de canalización de ríos y riego por goteo el desierto se estaba convirtiendo en un campo fértil.

Después del mediodía llegamos a Trujillo con mucho calor, y nos fuimos directo a la playa larga de Huanchaco con una rambla simpática llena de carritos que venden jugos y cremoladas (hielo picado con jugo de frutas). Después del viaje, ver el mar recarga energías y refresca la mente. La marea estaba alta y el mar revuelto. Los chicos se metieron (siempre se meten!) y nos divertimos viendo los surfers buscando las olas. A la tarde nos encontramos con Iván y sus hijas que nos guiaron al Santuario de Schoenstatt donde nos quedaríamos dos días lo más bien.  Esa noche, Iván, Lily y las chicas nos llevaron a pasear por Trujillo, una ciudad colonial muy cuidad con calles de piedra, lindas fachadas, grandes puertas y balcones. La plaza de armas se jacta de ser de las más grandes de Perú, rivaliza con Arequipa y tiene el honor de haber sido cuna del primer grito de independencia peruana. Terminamos todos tomando caldo de gallina, arroz a la cubana y lomo salteado.

IMG_0170 IMG_0247

El viernes, feriado por ser el día del trabajador, fuimos con Iván  quién cumplía años (¡!) y sus hijas a visitar las Huacas del Sol y la Luna, templos de la civilización Moche (pre inca). Enormes pirámides truncas de adobe que se formaban de generación en generación. Cuando el líder religioso moría enterraba toda la planta y el siguiente construía la siguiente. Gracias a las excavaciones arqueológicas de hace pocos años, hoy se pueden ver las pinturas de colores de las paredes y objetos que se encontraban dentro. De ahí partimos a festejar con el  cumpleañero con un almuerzo en su casa. Fue lindísimo y riquísimo compartir ese día con la familia Robles. Los chicos enseguida íntimos y a las carcajadas con Valeria y Camila.

IMG_0208 IMG_0200 IMG_0198IMG_0220IMG_0241 IMG_0231

Esa noche, Consuelo y Walter, también de la familia Schoenstatt nos invitaron a comer a su casa, tan cariñosos y simpáticos. La pasamos tan bien conversando sobre la vida, las historias familiares y la especialidad de Walter: el cuidado del agua en esta zona de minas. Impresionante como ha dedicado parte de su vida a estudiar y monitorear la calidad del agua y el impacto de la minería. Con un trabajo muy profesional y a pulmón está ayudando a comunidades a proteger eso que damos por sentado: el agua.

IMG_0235

De Trujillo, seguimos subiendo y llegamos a Pimentel, un balneario chiquito con un simpático malecón que es el alma del pueblo. Hace tiempo recibimos un mail de Toia, argentina que nos invitaba a su casa. Muy intrigados llegamos y nos encontramos con un comité de bienvenida en bicicletas. Los Pincemin son 6 como nosotros. Hace tres meses que llegaron. Marcos padre trabaja en temas de agro, es de los que están transformando el desierto en tierra fértil. Toia, media porteña y media misionera, nos recibió con gran sonrisa, corazón abierto y Juanita de 6 meses en brazos. Panzada de chicos, de mar y de bicis en el malecón. Mia y Kika enseguida congeniaron, qué niña especial, suave, sonriente y cariñosas. Marcos y Dimas con la misma energía. Y el personaje de Lucas que nos hizo reír los dos días a pesar de estar afiebrado. El sábado hicimos visita obligada al Museo del Señor de Sipán, donde se exhiben los hallazgos sorprendentes y magníficamente expuestos del que fue gran señor de estas tierras hace más de 1700 años. La tumba de este rey guardaba grandes tesoros y su descubrimiento fue clave para entender y conocer la cultura Moche. El museo vale la visita y está a la altura de los mejores museos del mundo.  Esa noche Marcos y Dimas recrearon con playmovil todo lo que habían aprendido. Quedamos pasmados. Qué bueno ver en vivo cuando la cultura se incorpora.

IMG_0261 IMG_0265 IMG_0277 IMG_0276

Marcos padre había viajado a un casamiento en Argentina así que sólo pudimos verlo el domingo a la noche. Fue breve pero alcanzó para completar el cuadro de esta familia unida, alegre y viajera, abierta a las aventuras de la vida y con ganas de disfrutar esta nueva etapa que eligieron vivir. Ojalá nos volvamos a encontrar. Nos fuimos con abrazos y una carta de Kika para el Papa que esperamos poder entregar.

Llegamos a Máncora por un camino de montaña amarillo. Oscurecía cuando encontramos el camping. Los chicos encantados con volver a armar la carpa y convertir a Francisca en casita rodante. Apenas entramos Dimas y Cala empiezan a saludar a chicos (¿?). Resulta que estaba el mismo grupo que había subido con ellos a Machu Picchu. Un grupete genial y simpático veintiañero de Rauch, provincia de Buenos Aires, que estaban viajando juntos en ese ritmo y espíritu mochilero por el que muchos hemos pasado…Qué nostalgia.

IMG_0496IMG_0500 IMG_0498

Al día siguiente y por recomendación de los chicos, salimos hacia Los Órganos a unos 10 km de Máncora para nadar con tortugas. Llegamos al muelle y  gran sorpresa, ahí nomas entre hordas de pelícanos se veían enormes tortugas de Galápagos que migran a estas playas desde las islas. Con bastantes nervios nos fuimos tirando al agua. Las tortugas se acercan y nadan alrededor sin problemas. Nunca habíamos visto tortugas de este tamaño. Cala quedó fascinada y con una mezcla de miedo y asombro entraba y salía del agua. El espectáculo atrapaba. Desde el muelle les tiraban moluscos, cada tanto asomaban la cabeza para respirar y nadaban en círculos entre los bañistas. Algunos pegaban gritos al sentir el rose, otros se animaban a tocarlas. Los caparazones gigantes se  veían nítidos en las aguas verdes. Nos quedamos horas.

IMG_0406 IMG_0305 IMG_0325

Mientras, en el muele llegaron las barcas pesqueras cargadas de merluza. Catire compró una grande por dos soles, peló disco de arado traído de Buenos Aires y nos dimos panzada de merluza en la playita de las tortugas.  El mar de fondo con bandadas de pájaros que se lanzaban en picado en busca de peces, el agua verde, las tortugas y nosotros 6 comiendo una merluza fresca. Qué privilegio.  Solo agradecer por tanto.

IMG_0414IMG_0429 IMG_0424

Conocimos también Las Pocitas y Vichayto,  playas de palmeras, arena fina y aguas claras. Más pic nics, más olas y esa vida de playa que tanto nos gusta. A la tarde en las mesas del camping, entre cocos y cañas, los chicos estudiaban,  dibujaban con Loli, una del grupete mochilero que con gran paciencia sacaba sus lápices de colores o aprendían macramé con Matías que tan generoso les regalo varios hilos para que practiquen en el viaje.

IMG_0459IMG_0452 IMG_0442  IMG_0503IMG_0467

Y llegó el día de seguir camino. Siempre cuesta. Nos vamos con ganas de más tortugas, de más  mar, de más  amigos, y de más  conversaciones de las buenas, de las que hablan de proyectos, de experiencias intensas, de miedos compartidos y de sueños que se cumplen. Pero hay mucho por venir.  Ecuador allá vamos!!!

danos una mano2-01

Anuncios

14 comentarios en “Últimos días en Perú

  1. Que bueno! Todo muy bueno! Un placer leer más sobre ustedes. Mi mujer pregunta “¿como hace Noel para estar siempre espléndida?”. Muy emocionante las aventuras! Muy bien escrito!

    Me gusta

  2. Que gente espectacular que van conociendo!! Cuanta generosidad, vieron,,es increible como te recibe le gente !!!! Preparande para el Ecuador, lindísimo !!, lleno de clubs vws también por si necesitan una mano!! Abrazo viajeros y buena ruta !!

    Me gusta

  3. Que emoción leer cada aventura de Uds., ufff con ganas de hacer una locura por amor, por mostrar que la familia esta viva, y que El y María son el centro de ella.
    Que aventura!!!!!Bendiciones a todos, besos y abrazos desde Chile
    Pau

    Me gusta

  4. Me emociona seguir por internet el viaje que están realizando en familia de tener la gracia de llegar a visitar al papa .Ilusión que siempre tuvimos, lo único que pudimos es conocer nuestra Argentina .Deseo que tengan un hermoso final que DIOS y la VIRGEN MARÍA los acompañe . Un abrazo a toda la familia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s